Escritura interior
 
Pgina: 2/14


01/12/2008 (11:10)  Primo Levi sobre Kafka

Seis años antes de arojarse al vacío por el hueco de la escelera de su casa, Primo Levi publicó un artículo sobre Franz Kafka en el que decía: "Me gusta y admiro a Kafka porque escribe de un modo completamente extraño al mío. Yo me esfuerzo por pasar de lo oscuro a lo claro en mi escritura mientras que Kafka sigue el camino opuesto: divide sus alucinaciones en estratos de una profundidad increíbe, sin filtrarlas jamás".
Primo Levi tradujo El proceso al italiano. En el mismo artículo añade: "La célebre frase que cierra el libro como una losa en una tumba y fue como si la vergüenza debiera sobrevivirle, no me parece en absoluto enigmática. ¿De qué debe avergonzarse Josef K. ? (...) siente vergüenza de muchas cosas contradictorias porque no es coherente (...) siente vergüenza de no haber encontrado la fuerza de matarse cuando se sentía perdido" (5 junio 1983).

  

26/11/2008 (17:10)  Barbarie cultural

En una carta a su amigo Rusánov (1904),  Tolstoi lamenta el desinterés generalizado por la cultura: "Estoy cada vez mas sorprendido y horrorizado no tanto por por la ignorancia sino por la barbarie cultural en la que  está inmersa nuestra sociedad. Seguramente educación e ilustración significan aprovechar y asimilar la inmensa herencia espiritual que nos han legado nuestros ancestros y nosotros sólo sabemos de periódicos, Zola, Maetterlink, Ibsen, Rozanov, etcétera. ¡Cómo me gustaría ser de utilidad al menos un poco en esta terrible calamidad que es peor que la guerra, porque las cosas mas terribles, incluida la guerra, provienen de esa  barbarie cultural, que por see cultural se siente enormemente satisfecha de sí misma!"
Al comienzo de esta misma carta Tolstoi cita a los autores que en ese momento releía: Marco Aurelio, Epicteto, Jenofonte, Sócrates, Séneca, Plutarco, Cicerón... y los modernos Montesquieu, Rousseau, Voltaire, Kant, Schopenhauer Enerson, Ruskin, Amiel...

  

23/11/2008 (17:06)  La queja

Cuando sea eterno, ¿cómo seré al día siguiente?
(Franz Kafka)

  

19/11/2008 (10:30)  El ruido

En El mundo como voluntad y representación Schopenhauer se ocupa del ruido en un capítulo dedicado a los sentidos: "La cantidad de ruido que cada cual puede soportar impasible está en proporción inversa a sus capacidades intelectuales y puede ser considerada como una medida aproximada de las mismas".

  

18/11/2008 (20:29)  Nada

Nada debería importarme no ser nada.

  

17/11/2008 (14:00)  Molestias

Pocas cosas nos molestan tanto como las que aparentemente nos molestan poco.

  

17/11/2008 (13:01)  I+D

Investigación y Desarrollo en España: una placa en honor de la santa Maravillas en el Congreso de los Diputados y unos toros embolados con fuego en  Medineceli.

  

13/11/2008 (10:18)  Tennessee Williams

 Lo mas notable de estas memorias del dramaturgo norteamericano  -aparte de su crudeza y sinceridad- es el proceso intelectual y sobre todo emocional del  escritor a medida que envejece. Porque hay más sentimientos, casi siempre apasionados, que ideas o reflexiones en la vida que recuerda de sí mismo el autor de Dulce pájaro de juventud.

Es ameno, escandaloso y superficial hasta el último tercio del libro en el que su paseo en carroza por el gran mundo deja de tener sentido para el  propio Williams. Y aquí es donde el lector  afronta lo mas auténtico de la historia: los fantasmas del dramaturgo se apoderan de él, el alcohol y las drogas lo hunden en la violencia de la locura, la estancia en un manicomio (como la de su hermana, demente desde muy joven y víctima de una lobotomía)  se alzan ante el lector como un escenario brutal para la  tragedia que Williams fue escribiendo a ciegas y en contra de su voluntad.
Su fin es el de un ser atormentado  culpable no tanto por lo que hizo a lo largo de su vida como por lo que no hizo y, al final de ella, lamenta no haber hecho.

Este es -y no el otro-  el escritor sincero o, mejor dicho, el hombre sincero que además es escritor.

  

11/11/2008 (19:22)  Le Clézio: El africano

Sincero y  sobrio. No hay tropiezos con las palabras o con las imágenes.  En el centro se alza un padre entusiasta que se transforma después en un viejo intolerante y resentido al que compadece.
"A los setenta años -escribe Le Clézio en el capítulo El olvido- sólo se puede mirar y callar. Sin duda verter lágrimas".

  

10/11/2008 (19:03)  Moribundos

Moribundo es quien va a morir por  lejos que esté de su propia muerte.

  
Pgina: 2/14

 
 
nota legal