obra
 
   
 


 
1/11/1984 Libros de viaje
Madrid, Ombligo de España
Una gran ciudad -dice el autor del libro- nos permite descubrir grandes absurdos, enormes injusticias y conductas asombrosamente irracionales. Esta visión de Madrid no es coherente, no es reverencial, no es científica. Es una visión socarrona, irreverente y rústica de aguien que se confiesa incapaz de tomar en serio a sus semejantes, "esos seres que según dicen se parecen a uno mismo". L visión de este Madrid inmediato, una oficina inmensa y ruidosa llena de humo en la que se mueven de un lado a otro los empleados con inquietante nerviosismo, permite compadecer a sus moradores. "El ciudadano de la gran ciudad paga un precio muy elevado por ser, precisamente, un gran ciudadano". Escrito con sarcasmo, este libro mueve a la risa tanto como a la reflexión, porque desvela con trazos de caricatura los placeres y los sufrimientos de millones de seres anónimos. Las crónicas urbanas de Madrid recogidas en este libro son las mismas que aparecieron meses antes en el diario El País, ilustradas por Alfredo. Los retoques han sido mínimos. Generalmente nunca mejoran un original. El libro está agotado, que yo sepa. Un poco como le ocurre a Madrid.

Todavía no tengo una idea determinada del mundo ni de la vida. Eso que llaman una cosmovisión es algo que me asusta. No sé para qué sirve. Sospecho que únicamente sirve para decir que uno tiene una cosmovisión. Y es poca cosa. Tener una idea determinada de la existencia significa excluir otras muchas posibles ideas que se presentan cada día. Porque quien ya tiene una idea determinada de algo, ¿es capaz de interesarse por algo?¿está dispuesto a contrastarla? Yo creo que no. Creo que uno se encierra en sí mismo con esa idea y la proyecta en sesión continua en una habitación vacía, mientras fuera la vida sigue cambienao sin tener nada que ver con aquella visión determinada. Lo que me interesa no es esto. Me interesa, cn cambio, tener impresiones y experiencias contradictorias. Y vivir en el mundo alejado de la erudición y de los prejuicios. Me interesa adentrarme en Madrid. Ver la ciudad como seguramente la ve la mayoría de la gente, pero no se detiene, por falta de tiempo o de valor, a entenderla. ¿Por qué? Pues porque antepone una idea de Madrid a la experiencia de Madrid.
  
     
 
nota legal