obra
 
   
 


 
1/1/1976 Ensayo
Querido señor Rey...
Como de un tiempo a esta parte los niños han presenciado ciertos hechos extraordinarios (Franco de cuerpo presente, Arias llorando en la televisión, el Príncipe convertido en Rey de la noche a la mañana), pensé que tendría interés conocer la reacción que tales acontecimientos, y otros posteriores, han podido causar en los pequeños. Para ello elegí un procedimiento directo y sencillo: que los niños escribieran una carta al Rey diciéndole lo que quisieran. El resultado de una prueba reducida me animó a extenderla a varios miles de niños de distintas regiones y clases sociales, con un límite de edad entre los seis y once años. Las cartas abordan todo tipo de cuestiones. Desde las más simples, ingenuas o intrascendentes, a otras que no lo son. El lenguaje es unas veces candoroso y otras veces tremendamente crudo y hasta violento. Hay para todos los gustos: cartas que hacen reflexionar y cartas que hacen reír; cartas que enternecen o estremecen. Ofrezco en este libro una selección amplia y variada sin correcciones ortográficas ni de otro tipo, porque creo que es importante lo que dicen los niños y también cómo lo dicen. Dejo al lector en libertad para que otorgue a las cartas el valor que prefiera. Está en su derecho de interpretarlas como fragmentos distorsionados de la realidad de los adultos, como caricatura grotesca de la opinión de los mayores (padres, maestros), como resultado de la influencia todopoderosa de la televisión o, simplemente, como una combinación de todo ellos, sin olvidar la aportación original y espontánea de cada niño. Pero ocurrió con este libro lo mas inesperado: el primer gobierno de la Monarquía, en el que figuraba Fraga Iribarne, lo secuestró. Y no sólo eso sino que fui citado, en compañía de mi editor Gabriel Cmuñas, por el Tribunal de Orden Público (TOP) para que explicara ante un magistrado llamado Chaparro las intenciones de ese libro. Chaparro tenía marcadas cartas de los niños con lápiz rojo. Y también marcó en su ejemplar algo que resultaba muy sospechoso: el libro había sido impreso en Gráficas Rey, el 14 de abril del año en curso. ¿Me daba cuenta de que me había pasado de listo? ¿Qué fecha era el 14 de abril mas que la de la proclamación de la República? A tenor de eso se desarrolló el interrogatorio, al que llevé una maleta con cientos de cartas originales de los niños como una prueba de descargo personal y de autenticidad de los escritos. El abogado que me aistió entonces era el padre del actual alcalde de Madrid, José María Ruiz Gallardón. Fue en presencia de Guillermo Luca de Tena, en el despacho de éste en el edificio de Abc, empresa para la que entonces yo escribía, donde aquél abogado reveló que el instigador del secuestro era Manuel Fraga Iribarne, y la mano oculta que lo había movido todo era la esposa del mismo Fraga. Si a alguien hacía caso Fraga, nos dijo Ruiz Gallardón, era a su mujer. Así que esta es la historia. El libro, que ya contaba con editor en Suecia y otros países, capotó. Lo retuvo el que fuera ministro de Información y Turismo con Franco el tiempo que le pareció oportuno. Y entre tanto Camuñas cerró la editorial. Con los años, el mismo Rey otorgó premios a los niños que le escriben cartas en un concurso. Mi libro, que en realidad era el libro de los niños que escribieron esas cartas desde lugares distintos de España, fue secuestrado por considerarse un peligro para la Monarquía. Seamos claros: quienes pusieron en peligro a la Monarquía fueron aquellos políticos y censores spervivientes de la dictadura. Y como escribió el periódico Herlad Tribune al conocer la noticia del secuestro, mal tenían que ir las cosas en España cuando a los niños de corta edad también se les silenciaba.

El rey es el que gobierna España. Se llama Juan Carlos. Tiene una mujer que se llama Sofia, dos niñas que se llaman Cristina y Elena y por último el príncipe que se llama Felipe. Felipe es un príncipe como ha habíamos dicho antes, y sus hermanas son las infantas. El rey es de la provincia de Albacete y habla Catalán. Vive en el palacio de la zarzuela junto con su esposa y con sus hijos. El rey es muy joven y su esposa también osea que gobernaran el pais muy bien y España será muy feliz y comeremos una perdiz. Mª del Pino (9 años)
  
     
 
nota legal