artículos
{ Volver  
 


 
25/9/2005 Querida Nicole    Viaje de Cercanias

No sabes cómo me alegró tu carta. No sabía nada de ti, como tú, seguramente, no sabías nada de este lugar donde nos conocimos hace demasiados años. Fue en 1961, el año de esta foto. Era tu primer verano en Moraira. Tu bikini era nuestro primer bikini, el de la francesita en la playa de El Portet. 
Se pelea por un sitio donde dejar el coche. Como en cualquier ciudad. Por eso, Nicole, hazme caso y si decides venir no se te ocurra hacerlo por tierra. Ven por mar, aunque sea en patera. La patera la dejas fondeando, entras a nado en la playa y luego sigues a pie hasta darte de morros con la primera barrera de cemento. De este modo eliminarás al menos el problema del aparcamiento. Tendrás otros, te lo aseguro. ¿Conociste el Club Náutico? Está detrás de esas casas, todavía no existía. Es un puerto bastante grande pero dicen que se ha quedado pequeño  mas casas. Disfrutaremos de todos los encantos del hacinamiento. Como por ejemplo en Gata de Gorgos, un pueblo que está cerca. Verás allí el primer monte de cemento del mundo. Casas como hongos. Obras sin fin. Ruidos, grúas por todas partes. La locura. Y carteles aquí y allá que ponen se vende, pero ya veremos lo que se vende, y cómo se vende.  ¿Alarma económica? A ver, el turismo bajó, y por razones justificadas: descenso de la calidad y un incremento de los precios. También hay alarma jurídica debido a esas leyes injustas que favorecen a los constructores en perjuicio de los propietarios de la tierra. Lavan la cara a la ley, pero sigue siendo la misma ley. 
Fui a hablar con el alcalde de Benissa. Este pueblo me gusta sobre todo por su gente. Y tiene encanto. Lo considero mi pueblo, de verdad. Está a unos 20 minutos de Moraira, pero he visto que en Benissa muchos vecinos tienen la mosca detrás de la oreja. Temen lo peor, es decir, lo que solo es mejor para unos cuantos. Por eso se manifestaron la pasada primavera contra un proyecto de golf y de chales que apoyaba el Ayuntamiento, que es lo que ahora quieren todos los Ayuntamientos, un golf y mogollón de chales. Así que la manifestación fue multitudinaria. Pancartas y gritos en contra del proyecto, y a favor de que el alcalde se asomara al balcón. Es decir, que diera la cara y despejara dudas. ¿Era el alcalde de todo el pueblo o era un simple peón de unos cuantos constructores? El alcalde no se asomó al balcón, aunque el proyecto de golf y de chales se ha parado, de momento. Un buen precedente. Ahora pretenden urbanizar La Llobella.  Pues olvídalo porque allí se levantarán 150 viviendas de 200 metros cuadrados, habrá supermercados, retén policial, varios hoteles, ambulatorio y... bomberos. Por cierto, Benissa tiene un solo coche de bomberos con bomberos voluntarios, para mas de 12.000 habitantes en el casco urbano y otros tantos, si no más, en el término municipal. Si hay fuego tienen que venir los de Denia, que queda a 20 kilómetros por la autopista. Y localizar las casas en caminos que no tienen nombres. ¿No te parece que mejorar ese, y otros servicios, es más importante para el pueblo que urbanizar La Llobella? Pero el alcalde dice que las 150 viviendas serán de lujo, y que habrá alcantarillado y de él se beneficiarán otras urbanizaciones próximas. Si no lo hicieran, cualquier día reventarán los miles de pozos ciegos que atesoran cientos de miles de toneladas de mierda (perdóname, Nicole) y ese tsunami de mierda bajará hasta el mar, para acabar de emporcarlo. ¿No parece una pesadilla del subdesarrollo?
Sin dejar un solo día de construir. Encima sale mas barato. Y este es el escándalo del que no hay que culpar únicamente a los que gobiernan, sino también a quienes los eligen para el cargo sin exigirles que hagan cumplir la ley.

Fuente: El Pais
  
 
nota legal