artículos
{ Volver  
 

 
19/8/2013 El desbarajuste    reseña libros

Un desbarajuste desprovisto de tragedia

Ferran Planes, El desbarajuste. Libros del Asteroide.Barcelona 2013. 332 páginas. 19.95 euros.

Ignacio Carrión

 

“Huimos de nuestro país por miedo, por asco y por vergüenza”, afirma Ferran Planes (Bagà, 1914-Barcelona,1985) al iniciar el relato de su exilio a Francia como un vencido más de la República española.

La diferencia de su versión (incluida la guerra civil) respecto de otras similares es que el autor de El desbarajuste trivializa la tragedia. No imita a Primo Levi sino a su contrario. Reflexiona sin profundizar.  En el fondo cualquier drama contiene elementos de comicidad. Lo mandan de Herodes a Pilatos (de los campos de prisioneros alemanes a los franceses, con un paréntesis enternecedor  en Suiza) y este ir y venir azaroso crea el tremendo desbarajuste que le depara la vida. Se fuga y se refugia en la trinchera del humor. No se considera una víctima, aunque lo sea. Acepta el destino  de un derrotado que no acepta la derrota. Y todo es absurdo: la guerra y la posguerra. Todo es imprevisible, injusto e  irreal.

Su estilo es ágil y ameno. Va como de coña hasta tal punto que Planes pensó titular así su libro: “La coña”, algo que modificó. “Quería que mi libro fuera optimista (…) y  así como  el de Louis-Ferdinand Céline era un Viaje al fin de la noche, el mío debía de ser  un Viaje a la llegada del día.

Por inhumanas que fueran las  humillaciones que le aguardaban nada más cruzar la frontera (1939), el joven protagonista interpreta el papel de pícaro. Sentido común e instinto de conservación lo salvan. El capítulo 9 (“vida y milagros de un personaje rocambolesco”) es insuperable y el lector oscila entre la risa y la indignación. También ofrece alguna frase  memorable: “Creo en la bondad, pero no valoro la virtud”.

 



Fuente: Le Monde Diplomatique
  
 
nota legal