artículos
{ Volver  
 

 
1/2/2010 biografia de VS Naipaul    Reseña Libros
Un hombre ignora la generosidad, la bondad y la lealtad aunque la exige
a los demás. Un escritor ambicioso, arrogante y ofensivo. Un egoísta
violento que maltrata a las mujeres a las que reclama adulación
incesante y servilismo vergonzoso. ¿Es éste el perfil de un ser despreciable?
Pero el monstruo no es indulgente consigo mismo. Desea exhibir lo peor
que lleva dentro. Y es mucho. Que los lectores sepan que el premio Nobel
de Literatura (2001) objeto de esta documentada biografía (autorizada) no
aplica censura alguna. Al contrario. Colabora: “si no se cuenta toda la verdad,
es preferible el silencio”, declaró a su biógrafo.
Nacido en la pobreza, el mestizaje y el desarraigo de los hindúes emigrados
como mano de obra a la antigua colonia británica de Trinidad,V.S. Naipaul
es el autor que maneja con más elegancia y maestría la lengua inglesa. No
busca ser admirado como persona. No le afecta el menosprecio social. No
ha luchado por la justicia (aunque exista un aliento por defenderla) sino por
salvarse del horror. Ha peleado por su propia obra, su genialidad literaria, el rigor de la historia. El resultado
es una combinación original de realidad y ficción, novela (en la que no cree) y gran reportaje con
todos los elementos documentales de un viajero exigente, obsesionado por el testimonio directo y veraz.
Es lo mejor de Naipaul.
Y este libro, modelo de investigación, desvela aspectos del proceso de gestación de sus obras. Y
revela que el amor y la admiración que sintió Naipaul por su padre es inseparable del fervor que tuvo a
lo largo de toda su vida por la escritura. Su padre, escritor fracasado sometido a las limitaciones del
periodismo, inyectó al hijo el veneno de la creación. Un día se extravió en la demencia: “se miró al espejo
y no se vio. Entonces empezó a gritar”, revelaría su madre.
Becas y recomendaciones fueron necesarias para huir de Trinidad (y de la influencia de su familia
materna) y trasladarse a Oxford en cuya Universidad saboreó el mal endémico de una sociedad cerrada
y elitista. Algo que lo sumió en la depresión nerviosa.
Luego aparecen las mujeres –gran tema en todo el libro– como antídoto de los abusos sexuales al
que lo sometió un primo suyo, algo mayor que él. De ahí, confiesa Naipaul, su repugnancia y hostilidad
nunca superadas por los homosexuales. Y su adicción a las prostitutas a espaldas de Pat, su maltratada
y sumisa esposa, enferma de cáncer y abandonada. Otra mujer sustituyó a ésta en una relación ya
abiertamente perversa. Alejado de ella, y de sus amigos, surgió finalmente una joven de su misma raza
con la que acaba casándose. Entre sentimientos compasivos hacia el anciano (los menos) y otros de profunda
aversión, el lector agradece la difícil imparcialidad del biógrafo Patrick French, culto, inteligente
y fiable.


Fuente: Le Monde Diplomatique
  
 
nota legal