artículos
{ Volver  
 

 
4/8/2009 Recuerdos de Roth   
El santo bebedor
Recuerdos de Joseph Roth
Géza von Cziffra
Acantilado, 2009
150 páginas.   17 euros

Géza von Cziffra (1900-1989), escritor húngaro amigo de Joseph Roth, evoca en este magnífico ensayo biográfico al autor de La Marcha Radetzky con admiración pero también con dureza. Lo lamenta en un breve posfacio que aconsejo leer a modo de prólogo: cree haber trazado una imagen demasiado negativa de un personaje  contradictorio y múltiple, de “un ser perdido”, de un fabulador compulsivo, de un alcohólico imprevisible cuyas exageraciones y mentiras, dentro y fuera de la escritura (también en el periodismo), irritaron a bastantes de quienes lo trataron. Cuando lo acusaban de faltar a la verdad, el humilde Roth se revolvía altivo y replicaba  que había dos verdades, una exterior y otra interior. La importante era la interior.  Esta predilección por la verdad inventada enriqueció sin duda a su obra literaria.
El libro de Géza von Cziffra está lleno de anécdotas que arrojan luz sobre la personalidad del santo bebedor y desvelan claves de la ficción extraída de su difícil existencia.
Roth era un abanico estampado a dos caras puesto en manos de un acalorado e histriónico creador que inventó su biografía a la medida de sus sueños.
Dilapidó lo poco que poseía, incumplió con los editores, también con sus amores, pero fue generoso con sus amigos. Espectador en una época turbulenta no le quedó otro remedio que servirse de ella como tantos y tan buenos escritores de su generación. Murió a los 45 años, exiliado en Paris, pobre, delirante y solo. “Así soy en realidad, malo, borracho, pero listo”, escribió en 1938, un año antes de desaparecer.                    
                    



Fuente: Le Monde Diplomatique
  
 
nota legal