artículos
{ Volver  
 

 
10/7/2009 Comida para pensar    libros

Este libro lleva al lector a preguntarse  si el próximo premio destinado a Ferrán Adrià no será el Nobel de Química. Richard Hamilton y Vicente Todolí, responsables de la edición, excluyeron las recetas del maestro, puesto que no se trata de un libro de cocina sino de un apéndice intelectual sobre  la cocina de Adrià. Se analiza y se valora la obra artística del cocinero por efímero que sea su arte:  un postre de  leche eléctrica o la oreja de conejo frita con hierbas secas aromáticas, dos de los 1500 platos del menú de El Bulli, es algo visto y no visto.
Se remonta el libro a la participación de Adrià en la feria Documenta Kassel 2007 (una invitación muy criticada) y, dado que Mahoma no pudo  trasladar sus cocinas a la montaña, ésta envió a doscientos comensales a su restaurante de cala Matjoi (Gerona) donde, durante los 100 días que permaneció abierta la muestra, variopintas parejas de distinta edad y/o culturas fueron sometidas a la experiencia (gratuita, viaje incluido) de degustar 40 platos a cambio del sincero testimonio de su ingesta. Lo mejor del libro son estas reflexiones (filosóficas, psicológicas, literarias o sensoriales)  que justifican el volumen “Comida para pensar, Pensar sobre el comer”, adornado con fotografías e ilustraciones que alegran las dos mesas reservadas a doce apóstoles (artistas, críticos, marchantes), en una comunión místico-esperpéntica denominada “cena para la reflexión”.  



Fuente: Le Monde Diplomatique
  
 
nota legal