artículos
{ Volver  
 

 
1/5/2008 Esta mala prensa    articulos
Llevamos días oyendo, leyendo y viendo todo lo imaginable en torno a la corrupción policial de Coslada, un municipio de Madrid, donde esos comportamientos mafiosos han durado más de veinte años. ¡Veinte años! Y los periodistas en la inopia. ¿Qué es la prensa? ¿Sabionda o sabuesa? No es nada. Los comentaristas culpan a los partidos políticos, a la sociedad, a los jueces y a los fiscales pero no critican su propia incompetencia, si es que se consideran periodistas, reporteros, y no esa especie de opinadores baratos. ¿Dónde estaban esos corresponsales locales de los grandes periódicos y de las agresivas cadenas de radio? ¿Y Telemadrid? Ninguno, por supuesto, en Coslada. Nadie se dignó investigar. Eso que lo hagan otros. Claro que podemos sospechar que su estulticia no es gratuita. Que pudieron ser sobornados. O chantajeados. O intimidados y amordazados. ¡Pobres criaturas! ¡Qué triste su destino! ¡Qué extraño ese pacto de silencio! Hicieron la vista gorda. Sordos al clamor popular. No oiremos de ninguno de esos medios que se pasan la vida dándonos lecciones una humilde confesión de ineptitud. El Cuarto Poder -parecen decirnos- se reserva su poder y sus energías para aquello que merece la pena. Para cuidar de sus intereses. Y ahora les interesa repartir palos. Gritar. Perseguir a los famosos con cámaras y micrófonos. Ser ellos mismos noticia. Donde realmente tuvieron que estar y que actuar nunca estuvieron. Este es el llamado servicio público que nos prestan.

Fuente: lasprovinvias.es
  
 
nota legal